Proteger la vida

proteger la vida

 

La pérdida acelerada de biodiversidad es el síntoma de la degradación del planeta

 

Cuando los ecosistemas se alteran por causas exógenas, los efectos sobre el equilibrio natural pueden al principio no ser evidentes. Pero si, como ocurre ahora, son varias las causas que inciden y lo hacen de forma intensa y persistente, se produce un efecto multiplicador que acelera y agrava las consecuencias. Cuando se llega a ese punto, cada vez es más difícil revertir la degradación pues las sinergias negativas que se han desencadenado no pueden pararse fácilmente.

Eso es lo que está a punto de ocurrir con la mayor crisis ecológica que ha vivido el planeta a causa de la intervención humana. Los efectos combinados del cambio climático, la sobrexplotación de los recursos naturales y la contaminación ambiental están afectando a la capacidad de la Tierra para sostener la vida. La pérdida de biodiversidad no es solo una de sus consecuencias más graves, sino el síntoma de una dinámica cada vez peor.

Leer más